Posturas de pie para

no envejecer prematuramente

Firmeza, estabilidad y flexibilidad.

 

¿Sabías qué?

En los últimos años se ha incrementando  el número de personas  con hernias discales, dolor del nervio ciático, dolor crónico de espalda baja, remplazamiento de cadera y diversos padecimientos del colon. La causa principal es el sedentarismo pero también, el ejercicio no cuidadoso o en exceso y el tener una dieta desbalanceada. Muchas horas sentados frente a una computadora o conduciendo un automóvil debilita las piernas, la cadera y se encoge la columna vertebral, poniendo en tensión a los órganos internos como el colon. Un ejercicio no cuidadoso o de alto riesgo, desgasta las articulaciones de rodillas y cadera y pone mucho peso en las articulaciones de la columna. Una dieta desbalanceada vuelve a los huesos quebradizos, principalmente los de las piernas y cadera y reseca las articulaciones de la columna vertebral. Todo esto se convierte en un envejecimiento  prematuro.

Esto va en contra de nuestra naturaleza

Uno de los aspectos que nos distingue como seres humanos, del resto de las especies, es nuestra facultad de poder sostenernos completamente erectos sobre dos piernas, con fortaleza y flexibilidad. Mantenernos erguidos sobre dos piernas es una cualidad que tomó miles de años para desarrollarse. Cuando el hombre pudo erguirse, extender la columna vertebral y caminar sobre dos piernas, pudo percibir la realidad de manera diferente, mirando de frente, sintiendo la vibración de la tierra bajo los pies y la expansión infinita del cielo sobre su cabeza. Cuando experimentamos esta fortaleza de las piernas, la cadera, y la columna vertebral usamos frases como: “me siento con los pies en la tierra”, “soy fuerte como un árbol”, “nada me tambalea”. Todas estas expresiones hacen referencia al bienestar que sentimos cuando notamos que hay una base física emocional que nos sostiene, la cual, aunque no lo creas, comienza por plantar bien los pies para después fortalecer piernas, cadera y finalmente alargar la columna. Estar erguidos, con los pies bien apoyados, con piernas fuertes y estables y que podamos caminar con ligereza subiendo y bajando escalares de forma jovial nos hace sentir jóvenes aunque ya los años hayan pasado.

Por lo tanto practiquemos posturas de pie

Podríamos decir que estas posturas, que se caracterizan por mantener dos pies o uno bien plantados sobre el suelo son posturas anti-envejecimiento porque:

  • Aprendes a sentir y usar los pies.
  • Desarrollas la fuerza en pantorrillas y muslos para dar un base sólida al resto del cuerpo
  • Flexibilizas las articulaciones de la cadera,  y con ello incrementas la capacidad de movilidad
  • Aprendes a alargar la columna vertebral y esa jorobita que comienza a formarse puede desaparecer
  • Disminuyes el letargo, el cansancio, abres las puertas de la energía y tus amigos y familiares te van a decir:  “te ve mas vital”
  • Tu circulación mejora y tu colon va a funcionar mucho mejor (por supuesto cuidando también lo que comes)
  • No importa tu edad o condición física o tu talla, puedes practicar las posturas de pie.

Estas son algunas de las posturas de pie mas conocidas y  que aprenderás en la mayoría de estilos de yoga y en nuestras clases pondremos mucho énfasis en que aprendas muy bien estas posturas.

 

Este es el encabezado

Por: Jñana Dakini, autora del libro “Acércate al Yoga”.

¡Gracias por compartirnos!

Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments