El Método Yoga Espacio es el resultado de muchos años de enseñanza e investigación, por parte de algunos maestros de nuestra escuela. La contribución de “yoguis” como Dharmapriya, David McAmmond y Kavindu, entre otros, han sido parte fundamental de nuestro propio sistema, así como la integración del movimiento somático.

Nuestro método es un sistema vivo, contemporáneo, siempre abierto a nuevas posibilidades.

Dentro de nuestro método, cada maestro es único en su manera de enseñar y a la vez un eslabón imprescindible de una misma cadena.

Nuestro método combina 5 aspectos fundamentales del yoga:

  1. Desarrollo de la atención consciente
    Enseñamos al practicante a escuchar a su cuerpo, lo que incide directamente en su capacidad para dirigir la atención y la concentración en áreas nuevas y desconocidas de sí mismo. Este “bajar” la mente hacia el cuerpo permite que la mente se enfoque y pueda permanecer alejada de estados de dispersión, lo cual favorece estados de atención consciente que gradualmente se aplicarán a otras actividades y áreas de la vida.


  2. Movimiento consciente, y estado de presencia. Antes de enseñar asanas enseñamos al alumno a habitar el cuerpo con movimientos que lo sensibilizan y que le ayudan a disolver contracturas y a disminuir tensión o inclusive dolor. También se desarrolla la propiocepción, interocepción y se reduce el nivel de ansiedad.


  3. Práctica de posturas (Asanas)
    Enseñamos desde posturas simples hasta complejas, ayudándole al alumno a armonizar los diferentes componentes de su cuerpo: esqueleto, músculos,  articulaciones y órganos. La dinámica de la práctica de posturas varía desde secuencias vigorosas, hasta secuencias pausadas o fluidas, pero siempre profundas. La enseñanza es progresiva y cuidadosa, le damos importancia suficiente a la alineación. La enseñanza es progresiva y recurrimos al uso de aditamentos cuando son necesarios para la comprensión y ejecución de las posturas.


  4. Técnicas de respiración (Pranayama)
    Enseñamos al alumno métodos que favorecen la salud del sistema respiratorio y nervioso, con técnicas específicamente diseñadas para expandir la capacidad pulmonar sin alterar el ritmo cardiaco y fomentando un estado de calma y ligereza mental.


  5. Prácticas de relajación y de meditación de mindfulness.
    El alumno aprende a estar en estado de reposo y a salir de estados de ansiedad. Este reposo también permite que las emociones aflictivas puedan calmarse y encontrar un cauce positivo y pacífico. Las prácticas de relajación favorecen el equilibrio del sistema nervioso. Estas practicas de relajación se vinculan con practicas de meditación de conciencia plena o Mindfulness, poniendo énfasis en las cualidades de claridad y receptividad.


Es un método que integra: la Alineación del método de BKS Iyengar, el yoga restaurativo, el yoga somático y la meditación.

Gracias por compartirnos!