Sobre James Fox:

Es fundador y director del Prison Yoga Project (PYP) una organización dedicada a establecer programas de yoga y atención plena en prisiones y centros de rehabilitación en todo el mundo. James ha estado enseñando yoga y meditación en la prisión de San Quentin desde el 2002, hasta la fecha. Su libro “Yoga un camino para la sanación y la recuperación”, publicado en enero de 2010, ha sido solicitado por 16,000 internos en Estados Unidos. Se envía y entrega de forma gratuita.

Es maestro certificado de Yoga y ha estudiado en diversas escuelas, incluyendo Ashtanga, Iyengar y Yoga Taoista, así como en entrenamientos de Mindfulness durante los últimos 30 años.  James inició su carrera enseñando yoga a jóvenes en conflicto con la ley o con problemas de adicciones, especialidad que también cursó. Desarrolló el programa de Salud Integral del Insight Prison Project (Programa de Justicia Restaurativa) y participó en el programa de inteligencia emocional y prevención de la violencia en la prisión de San Quentin, en San Francisco, California.

James proporciona Formación a maestros tanto en EEUU como internacionalmente (Canadá, España, Suecia, Holanda, entre otros). Desde un enfoque del Karma Yoga, sus talleres se enfocan a aquellas personas interesadas en llevar los beneficios psico-fisiológicos del yoga y la meditación a las prisiones, centros de rehabilitación y otras comunidades en riesgo o marginadas.