Estar presentes es una cualidad espiritual, y  la postura de La Montaña nos enseña a conectar con ese estado de presencia, un estado de integración de cuerpo con mente, donde puedes percibir la totalidad del cuerpo en un equilibrio de acción y relajación, disfrutando de la respiración y contactando con un estado de percepción amplia.

 Algunos de sus beneficios:

  • Elimina ansiedad
  • Conecta con el presente
  • Equilibra el peso depositado en la planta de los pies
  • Estabiliza piernas y cadera
  • Estira tu columna vertebral
  • Elimina tensión en el pecho
  • Despierta la mente y al mismo tiempo la calma  

La puedes practicar en cualquier momento del día, la mantienes por unas cuantas respiraciones o un par de minutos. Si sufres de mareos practícala contra una pared.

Gracias por compartirnos!

Comments are closed here.