Entre los problemas de salud más comunes en México están los del sistema digestivo, conocidos como enfermedades gastro-intestinales que van desde inflamación del colón hasta un hígado cansado, gastritis y ulceras, entre muchas otras.  Son tres las causas principales: ESTRÉS, VIDA SEDENTARIA, y hábitos alimenticios inadecuados.

El yoga y la meditación tienen mucho que ofrecer para combatir los estragos de la vida sedentaria y para  aprender a regular el estrés. Sentarnos no es malo pero es inadecuado pasar muchas horas continuas en una silla,  en cuanto al estrés es una reacción natural del cuerpo ante el peligro, pero no es natural  mantener una vida dominada por el estrés.

Cuando pasas mucho tiempo sentado los intestinos se vuelven perezosos y desaprenden su cualidad de moverse, y los intestinos tienen que moverse para ayudar a que los alimentos se muevan a través del tracto digestivo. También el hígado, la vejiga y los riñones necesitan moverse para realizar sus funciones.

El yoga contiene posturas destinadas a ayudar a restablecer los movimientos peristálticos del sistema digestivo con posturas sencillas que llamamos “giros” o “torsiones” y con otras que fortalecen la pared abdominal, ya que si los músculos abdominales son laxos, el trabajo de los intestinos no es eficiente. Estas posturas al general movimiento contribuyen a una mejor irrigación sanguínea en el aparato digestivo apoyando las funciones de asimilación de nutrientes y de desechar lo que no se necesita.

Estas posturas se pueden hacer en cualquier momento del día,  incluso estando sentados. No son difíciles y se ajustan a los diferentes cuerpos.

Por otra lado, la meditación o practicas de relajación ayudan de manera muy completa a que el sistema digestivo se regule. Cuando vives en constante estrés  se inhibe la acción digestiva porque aumenta la cantidad de glucosa en la sangre, aumenta la presión arterial y se produce  constantemente adrenalina, es por que esto que cuando hay estrés  puedes pasar horas sin comer, pero después tu cuerpo pide solo alimentos que no son los mas favorables para tu salud. La meditación, te enseña a regular el  nervioso, y te  ofrece estrategias de que hacer cuando el estrés esta punto de dominarte y  ponerte en peligro.

Integrar a tu vida unas cuantas posturas,  meditar aunque sea 10 minutos o darte suficiente descanso, y cuidar tus hábitos alimenticios son los tres básicos para promover una buena salud de tu sistema  digestivo.

Este es el encabezado

Por: Jñana Dakini, autora del libro “Acércate al Yoga”.

Gracias por compartirnos!

Deja un comentario

avatar
  Subscribe  
Notify of