Por Jñana Dakini, autora del libro: “Acércate al Yoga”.

 La creatividad y el juego son cualidades de los niños las cuales el yoga ha adoptado. Esta postura que se usa mucho en la práctica de Vinyasa se disfruta mucho porque es sencilla y al mismo tiempo parece compleja y nos permite disfrutar diferentes planos de movimiento. Al hacerla ayuda mantener una idea de juego e intento.

EN QUÉ MOMENTO PRACTICARLA: Casi al inicio de tu sesión después de haber realizado una serie de movimientos ondulatorios de la columna (ver Bidalasana)

INSTRUCCIONES BÁSICAS.

  • Colócate en la postura de Bidalasana (apoyo sobre dos rodillas y dos manos).
  • Extiende la pierna izquierda hacia atrás manteniendo el metatarso apoyado en el oído y el talón hacia arriba.
  • Levanta el brazo derecho lateralmente inhalando y ensarta ese brazo por debajo del brazo izquierdo durante la exhalación y apoyándolo en el piso. El brazo de abajo queda extendido con la palma hacia arriba.
  • Si hay suficiente equilibrio extiende el brazo izquierdo hacia arriba.
  • Permanece en la postura por 4 o 8 respiraciones o unos 30 segundos, pero no permanezcas si hay molestia en el cuello.
  • Repite el segundo lado.
  • Al terminar regresa a la postura de Bidalasana y después a Balasana.

QUÉ HACES MIENTRAS PERMANECES EN LA POSTURA

  • Mantén firme el brazo que apoya en el piso y la pierna que se extiende hacia atrás con en talón hacia arriba y la rodilla en dirección del suelo.
  • El torso se mantiene en giro sobre todo en la zona escapular.
  • El cuello y cabeza giran y se apoya la parte lateral de la cabeza.
  • Mantén el abdomen firme y la cadera lo más frontal al piso.

BENEFICIOS

  • Elimina tensión en la musculatura de los omóplatos como el trapecio.
  • Proporciona movilidad en el cuello y hombro.
  • Desarrolla sentido del equilibrio.
  • Desarrolla concentración.
  • Desarrolla sentido de juego, sobre todo cuando pierdes el equilibrio, ruedas hacia atrás y te das cuenta que no te ha pasado nada.

MODIFICACIONES PARA CASOS ESPECÍFICOS

  • Si no hay suficiente equilibrio no levantar el brazo que va hacia arriba.
  • Si molestan las rodillas colocar una cobija doblada debajo de ellas.
  • Si el cuello molesta, girarlo menos, mirando casi en dirección del piso.
  • Comenzar a practicar varias veces el movimiento del brazo que cruza, usando inhalación y exhalación, antes de tratar de permanecer en la postura.

La postura la muestra Paulina White, egresada del Programa de Formación de Maestros.

¡Gracias por compartirnos!

Deja un comentario

avatar
  Subscribe  
Notify of