Postura de virabhadrasana II

Vira: héroe.
Bhadra: nombre de un héroe mítico que ayudó a vencer el egoísmo y odio de Drona.

Postura completa demostrada por Jñana Dakini.

Fotógrafo: Luis Juvera.

Por Jñana Dakini, autora del libro: “Acércate al Yoga”.

La “ecuanimidad” es una cualidad que nos permite observar con uniformidad e igualdad lo que está sucediendo en un momento dado, sin apresurarnos a emitir un juicio o actuar apresuradamente. Cuenta la historia que Bhadra (héroe mítico), antes de confrontar a Drona, contempló con ecuanimidad si era el momento preciso para actuar y llevar a cabo su batalla. Día a día cada uno de nosotros tiene que observar con ecuanimidad las múltiples condiciones que se nos presentan para tomar una decisión u otra. La ecuanimidad no solo se practica en la meditación, sino en cada asana y principalmente en los momentos difíciles. Es importante ser ecuánime antes de actuar. Virabhadrasana II respresenta ese momento de ecuanimidad antes de  actuar.

EN QUÉ MOMENTO PRACTICARLA

Cuando quieras sentir tu centro y al mismo tiempo tu templanza, atención y energía. Usualmente se practica junto con otras posturas de pie.

CÓMO ENTRAR A LA POSTURA

  • Inicia en Tadasana, pasa por Utthita Hasta Padasana y de ahí gira el pie derecho hacia afuera a 90 grados.
  • Manteniendo la pierna izquierda bien estirada, flexiona la rodilla derecha hasta lograr que quede en línea con la espinilla y el tobillo.
  • Los brazos se extienden lateralmente en línea con los hombros.
  • El torso permanece al frente y la cabeza puede girar a la derecha o quedar al frente.
  • Mantén la postura por 20 segundos, respirando de forma natural.
  • Vuelve a Utthita Hasta Padasana y repite del lado izquierdo.
  • Regresa a Tadasana al finalizar ambos lados.

QUÉ HACER DENTRO DE LA POSTURA

  • Sostén la rodilla estableciendo un ángulo de 90 grados, rodilla encima de tobillo y espinilla vertical, evitando que el muslo se cierre al frente.
  • Mantén firme el apoyo del pie de atrás, evitando que se caiga el arco interno y, al mismo tiempo, estira toda la pierna.
  • Conserva la cadera al frente mientras relajas los glúteos y elevas la piel frontal del torso.
  • Alarga de modo uniforme todo el torso por enfrente, por atrás y por los lados.
  • Estira ampliamente los dos brazos en línea horizontal al piso.
  • Mantén primero la cabeza mirando al frente y luego la podrás girar hacia el lado, sobre la pierna flexionada.
  • Sostén la postura de 10 a 15 segundos.

BENEFICIOS

  • Promueve la flexibilidad de la cadera y fortalece las piernas.
  • Elimina el aletargamiento y se experimenta el terreno de nuevas posibilidades.
  • Mejora la capacidad respiratoria al extender con amplitud la zona del tórax.
  • Ayuda a mejorar la digestión al estirar todos los órganos de la zona ab.
  • Se elimina el cansancio y la rigidez de la espalda.
  • Se promueve mayor circulación en el sistema linfático.

MODIFICACIONES PARA CASOS ESPECÍFICOS

  • Si hay problemas de estabilidad o apertura de cadera limitada, practicarla con una silla.

 

La postura con silla la muestra Karen Heitler instructora egresada de la Formación de Maestros Yoga Espacio. Fotógrafo: Luis Juvera.

 

 

¡Gracias por compartirnos!

Subscribe
Notify of
guest
2 Comments
Oldest
Newest Most Voted
Inline Feedbacks
View all comments
Elba Meneses

Magnífico contenido,para hacer la práctica con mayor conciencia. Gracias