Soy practicante de meditación desde el año 2013 y de yoga desde el 2011, en mi opinión, el maridaje perfecto. Tanto con el yoga como con la meditación tuve el mismo pensamiento desde el primer día de práctica: “quiero seguir haciendo esto”, y desde el primer día de práctica no he dejado de hacerlo. Tengo dos años y medio de meditar intensa y constantemente, he tomado varias veces la serie de cursos “Meditación para la Vida” de Kavindu, también he asistido a cursos especiales, así como a varios retiros de meditación y yoga. Soy alumna de la primera generación de la Formación de Maestros de Meditación con Kavindu en Yoga Espacio. Llegué a la meditación por curiosidad y desde la primera sesión empezaron los cambios en mi visión de la vida, después de unos meses de práctica supe que quería aprender más al grado de poder transmitir la meditación y la experiencia de la misma a otros, para que experimenten lo que yo he experimentado mediante su práctica. Esta práctica permite estar en la vida de una forma más plena, más creativa y con una mayor conexión con lo demás seres vivos, esta es la razón por la cual decidí entrenarme para compartir y difundir esta forma de vida con los demás.